fbpx

Senderismo con perspectiva de género

UN PROYECTO DE TAZIRGA

En "Ellas, sabias huellas” perviven los caminos recorridos por la mujer en la cultura local, un proyecto de divulgación y reconocimiento de la historia de ellas. Es el recorrido desde el pasado hasta nuestra actualidad a través de actividades en la naturaleza donde ellas dan un paso al frente.

En "Ellas, sabias huellas” perviven los caminos recorridos por la mujer en la cultura local, un proyecto de divulgación y reconocimiento de la historia de ellas. Es el recorrido desde el pasado hasta nuestra actualidad a través de actividades en la naturaleza donde ellas dan un paso al frente.

EL PROYECTO

RUTAS HACIA LA IGUALDAD


«Ellas, sabias huellas” es un producto de “Tazirga Wellness Tours” que pone en valor el papel de la mujer rural en el desarrollo económico, social y cultural de la isla de Tenerife. Lo hace a través de una actividad de senderismo en la que, a su paso, se cuentan historias reales de mujeres que transitaban y transitan los senderos de las rutas.

LA MUJER RURAL

SIN ELLAS NO HAY NUEVOS CAMINOS

Para avanzar en el camino hacia la igualdad, necesitamos reconocer las huellas de quiénes lo pisaron antes. En el caso de la mujer rural se hace todavía más importante, ya que muchas de las iniciativas novedosas para la recuperación de la vida rural vienen de la mano de mujeres que siguen manteniendo vivos oficios tradicionales y de los que depende buena parte de la cultura local de cada lugar.

EL OBJETIVO

CAMINAR JUNTAS

El objetivo es caminar juntas hacia el reconocimiento de las mujeres rurales. Paso a paso avanzamos, construimos nuevos caminos hacia la igualdad, la diversidad y la sostenibilidad medioambiental, social y económica, pero sin olvidar de dónde venimos y hacia dónde queremos ir.

A QUIÉN VA DIRIGIDO

AL MUNDO

El mensaje de este proyecto es global. En todos los rincones se esconden historias de mujeres que con su trabajo han construido un legado. Una herencia cultural poco conocida y que tenemos el deber de reconocer. Sin embargo, y para enmarcar esta actividad, el proyecto está dirigido a cualquier persona que desee descubrir las historias de mujeres en la isla de Tenerife y entender el papel fundamental que jugaron en el desarrollo económico, social y cultural, a la vez que entiende la importancia de su legado.

Para seguir construyendo caminos, necesitamos de las nuevas generaciones. A través de las propuestas pedagógicas de estas rutas le damos la mano a las escuelas y centros educativos en nuestro objetivo común. ¿Caminamos juntas?

«Ellas, sabias huellas» tiene un norte muy claro: crear senderos hacia la igualdad. Por ello, las colaboraciones con las distintas instituciones son alianzas indispensables en este compromiso conjunto. Patrimonio, igualdad, turismo… ¡Todos los ámbitos en un mismo punto de encuentro!

El camino hacia la igualdad no es un recorrido que podamos hacer solas. Lo hacemos en familia, con amistades o con nosotras mismas… Por ello, con pisada firme y consciente, te invitamos a seguir las viejas huellas para poder construir nuevos senderos juntas. ¿Vamos de la mano?

LAS RUTAS

ELLAS Y LA ISLA

La ruta «Entre lecheras y gangocheras» nos traslada al antiguo Menceyato de Tegueste. Aún en la actualidad el mismo nombre se conserva, así como han pervivido tradiciones femeninas que vamos a descubrir. Una ruta llena de Dolores, convertidas en «Lola, Loli, Dolo» que han transgredido el significado de sus nombres: Loli, enóloga de Bodegas Barreto, Dolores, artesana del calado, Lola, lechera desde temprana edad.

Cuando tejemos con la misma fuerza y rudeza que empeño y cuidado, surgen cosas tan irrompibles como las mujeres de la Cueva del Lino. Anaga se convierte en un espacio donde la producción textil ha sido protagonizada por ellas. Pasando por toda la diversidad rural que nos dejan sus montes, como la producción vinícola. Así, a través de los testimonios de Marisol  y de Ana conoceremos el papel de sus mujeres tanto en su pasado como en la actualidad.

Sube y baja sin cesar. Recoger pinocha, hacer la colada, atender al ganado, preparar el fuego y el almuerzo. A la luz de la candela aún queda tiempo para terminar las rosetas. Ellas son la energía que mueve la economía de Vilaflor. A través de esta ruta, y de los testimonios de Rosa, Belén o las hermanas Bethlemitas, descubriremos por qué hablar de Vilaflor es imposible si no hablamos de ellas.

Las manos ajadas de recoger sal, la herencia familiar que se traspasa de madres a hijas, las empaquetadoras de tomates, trabajadoras de las plataneras, de las azucareras… Ellas son un motor esencial en el enclave natural de Los Silos. A través de esta ruta y de testimonios como los de Inmaculada, salinera silense, conoceremos por qué hablar de Los Silos es imposible si no hablamos de ellas.

Arafo es una tierra rica por su ecosistema agrario. Pero también es un municipio con muchas mujeres protagonistas de estos procesos, como son los de la producción de miel y el pastoreo tradicional de Ovejas Pelibuey. Por ello, conoceremos a Pilar y a Marta, dos mujeres rurales que viven sus vidas entre hornos, abejas y ovejas, dando como resultado un fundamental ejercicio de producción agrícola y recuperación de sus tradiciones.

Las Marquesas de Adeje tuvieron un papel importantísimo en el mantenimiento y construcción del patrimonio artístico y arquitectónico de la zona rural. Gracias a ellas podemos pasearnos por sus calles y sus zonas de cultivo para comprender un poco mejor cómo vivía y vive la sociedad adejera. Este sendero es una oportunidad maravillosa para poder leer nuestro presente a través de nuestra historia, un legado que ellas preservaron.

Ellas en Otras islas

Mujeres históricas y actuales se dan cita en la antigua capital, Teguise, rodeadas de arquitectura colonial. Las calles y muros narran la historia y la cultura, aún conservada gracias al legado femenino que pervive en las maestras de artesanía.

La caldera de la Gairía es un monumento natural de alto valor biológico y geológico, emplazado en el centro de la isla de Fuerteventura, donde convergen diversas mujeres trabajando en el arduo campo. La cabra majorera conoce bien esta zona, y de ella la mujer obtiene su caldo para elaborar su queso, el cual degustaremos. El molino nos recuerda la importancia del omnipresente viento, si bien el nombre de la isla lo lleva con ella.

El prehispánico municipio de Agaldar tuvo una importancia histórica que aún se aprecia en su toponimia, arquitectura y naturaleza. La cual recorremos con acento femenino. Podemos conocer a artesanas, a una de sus queseras, y los distintos manjares que elabora, así como apoyar a mujeres que luchan por derribar los muros sociales con sus proyectos familiares.

CONTACTAR

¿CAMINAMOS JUNTAS?